Educación

Todos los niños y niñas deberían poder acceder a la educación; derecho universal al que se refiere el artículo 23, entre otros de la CDN. No obstante, y según Naciones Unidas, la situación es diferente; si bien se ha avanzado en el alcance de la educación primaria, reduciéndose a la mitad la no escolarización, aún quedan 57 millones de niños-as sin escolarizar (Objetivos de Desarrollo del Milenio: Informe de 2014).

El no acceso al derecho básico a la educación está afectando más a las niñas, encontrándose fuera del sistema educativo 31 millones de niñas. Ante esto ha surgido la Iniciativa de Educación de las Niñas de Naciones Unidas (UNGEI), con varias organizaciones en partenariado (UNESCO, UNICEF, Banco Mundial, Norad: Norwegian Agency for Development Cooperation, OIT, etc.) en cuyo plan estratégico identifican la educación de las niñas como uno de sus objetivos prioritarios.

Las habilidades y el pensamiento crítico que se adquieren con la educación son cruciales para el desarrollo social como personas, y todos los niños-as han de tener estas oportunidades. Por ello hay que fomentar la escolarización y fortalecer la educación universal que permita a los niños-as saltar las barreras que les impiden el acceso a una educación de calidad y, en definitiva, a su inclusión, rompiendo con las desigualdades. Aquellas barreras relacionadas con la cultura, la falta de cualificación, la masificación en las aulas, las largas distancias hasta las escuelas y la pobreza, que ocasiona que los niñ@s trabajen para colaborar con sus familias.

Anuncios