Salud

El grado máximo de salud es uno de los derechos humanos fundamentales, según la OMS. La CDN, en su artículo 24, recoge este derecho a la salud y al desarrollo que ha de tener de todo niñ@.

No obstante, según la ONU, la desnutrición crónica (Objetivo Desarrollo Milenio #1) aunque afecta fundamentalmente a países africanos y asiáticos, también encuentra cifras altas en algunos países latinoamericanos, estando relacionada con las muertes de niñ@s menores de cinco años. Y, precisamente, la tasa de mortalidad infantil es indicativa del nivel de salud de los países que, aunque haya descendido casi al 50% en los últimos 10 años, todavía existen zonas donde los niños mueren por falta de higiene, neumonía, malaria y complicaciones médico-sanitarias.

Generar un espacio saludable implica: Por un lado, establecer las condiciones para que el niño esté libre de toda enfermedad, mediante los tratamientos preventivos y la promoción de la salud. Hay que tener presente que algunas prácticas culturales y religiosas tienen efectos negativos en la salud de los niñ@s (mutilación genital, exorcismo, matrimonios infantiles, abstención de transfusiones de sangre, infanticidio femenino, entre otros). Y, por otro, la necesidad de un sistema sanitario de calidad y de fácil accesibilidad, adaptado a las diferentes fases de desarrollo del niñ@ y que no discrimine a los niños-as en función de su contexto social de referencia.

Bibliografía:

Anuncios